Es una pregunta muy recurrente, la de cuánta carne hay que comer, sobre todo después de que la OMS dijera que no es bueno comer embutido y carnes procesadas. Al igual que con la leche de vaca, hay que leer artículos, investigar y ver qué te va mejor a tu salud. Yo fue otra cosa que me fui quitando. Como era bastante carnívora no quería quitar la carne de golpe y decidí comer una vez a la semana algún tipo de carne (roja, pollo, pavo). Pero eso me duró poco; la carne ya no me llama y la proteína animal la obtengo del pescado y el marisco y como carne cuando tengo una comida fuera de casa o una invitación especial o cuando me apetece. Sí suelo, sobre todo para merendar, comer pechuga de pavo o jamón ibérico con una tosta de maíz o un trocito de pan.

De todos modos hay que pensar que la carne nos quita energía, así que si ves que te falta reduce el consumo y toma más pescado.