Es muy importante saber qué alimentos se deben comer en cada estación, al igual que no nos vestimos igual si hace frío que si hace calor. 

En verano tenemos que comer productos frescos, ensaldadas y frutas y menos proteína, con menos fuego y menos salado y nuestro cereal será el maíz.

En primavera tenemos que introducir más ensaladas frescas con sabores ácidos (hierbas aromáticas, cítricos...), con menos fuego, menos sal y menos grasa. El cereal más apropiado es el trigo y la cebada.

En invierno debemos nutrimos con alimentos que nos den calor y nos alimenten. Así debemos utilizar más fuego y sal, más picante y utilizar más algas. Las verduras que tenemos que comer son sobre todo de raíz y sobre el cereal el mejor es el trigo sarraceno.