Otra opción de desayuno es hacer una crema de cereales. Puedes usar el cereal que quieras, arroz, avena en grano, cebada en grano, quinoa, trigo sarraceno, cualquiera que te guste o mezclando varios.

Se pone una taza del cereal escogido, como siempre bien lavado, junto con 5 tazas de agua al fuego medio-bajo durante una hora. Le puedes añadir al agua de cocción una ramita de canela, anís... Lo puedes guardar en un recipiente cerrado 3 días. Por la mañana sólo tienes que sacarlo, calentarlo y disfrutar de este desayuno completo y equilibrado, con muchos nutrientes que te ayudarán a no tener hambre durante bastante tiempo. También le puedes añadir frutas cortaditas, frutos secos, endulzarla al gusto, semillas, leche para hacerlo más cremoso, yogur...lo que te apetezca.